Uncategorized

¡Cultiva tu iniciativa!

iniciativa2

¿Tienes iniciativa? o ¿te cuesta poner en marcha tus sueños o ideas? La iniciativa es una de esas habilidades que nos ayudará a perseguir nuestros sueños hasta lograrlos, pero sin embargo no siempre la tenemos a nuestra disposición. ¿Qué podemos hacer? Si somos educadores, padres, maestros, educar en la confianza, la autonomía… y sobre todo despertar las motivaciones de los chavales. Si se trata de nosotros mismos y no nos educaron así, no hemos de perder la esperanza: aún estamos a tiempo. Este fue el tema que tratamos en este programa de Las Mañanas de Radio Nacional de España.

Pero antes de empezar, ¿qué es la iniciativa? Muy en síntesis, es la prontitud a la hora de hacer algo. Iniciativa es acción rápida, pero –cuidado– no se trata de hacer por hacer, como ahora explicaré, aunque primero veamos dónde nace la iniciativa y luego cómo desarrollarla, donde trataré lo que es y lo que no es.

Los niños y la iniciativa

El ser humano nace con muchísima iniciativa. De hecho, los niños pequeños son puros exploradores, sobre todo hasta que desarrollan el lenguaje. Sin embargo, los adultos a veces nos cargamos esa actitud exploradora y esa capacidad de tener iniciativa: de ser rápidos a la hora de actuar. Además, la iniciativa parte siempre de un cuestionamiento, por lo que incentivarle a hacerse preguntas y responderlas es vital para que el niño conserve y acreciente su iniciativa.

La iniciativa nace en los primeros años de la vida de un ser humano y es cierto que si en el proceso de socialización se ha cercenado esta capacidad, luego es más difícil desarrollarla de adulto, aunque por supuesto no es imposible. Y no es fácil de desarrollar porque es intrínseca al ser humano, una puerta que se abre desde dentro, nunca desde fuera.

No obstante, hay procesos que ayudan a acrecentarla. Veamos cómo:

  1. Capacidad de observación. Se trata de desarrollar una actitud ante la vida de observar el entorno.De estar despiertos. El ir tan rápido en todo nos hace estar muy dormidos a mundo más próximo. En suma, se trata de estar con los ojos abiertos y observar.
  2. Cuestionamiento interno. No se trata de cuestionar a los demás, sino a uno mismo; de preguntarte lo que te interesa o no, y si quieres participar. También preguntarte cómo puedes hacer las cosas de otra manera y cómo puedes hacerlas mejor. Con estas preguntas, surge la prontitud a la hora de actuar. Si uno no se cuestiona internamente, llegará otra persona que sea quien te proponga hacer alguna otra cosa, con lo que perdemos la oportunidad de tener iniciativa.
  3. Primer paso que se ha de dar. Tras el cuestionamiento interno, hemos de preguntarnos cuál es el primer paso para poner en acción esa iniciativa que nos parece atractiva. Este proceso, una vez dado el paso, estimula las endorfinas, potenciadoras del bienestar. Antes de continuar, quiero aclarar que el excesivo cuestionamiento a veces nos puede llevar a dudar o a paralizarnos ante tanto análisis. Si es la duda quien nos paraliza, lánzate. Como se suele decir: “mejor pedir perdón que pedir permiso”. La vida es ensayo y error, y lo normal es que no pase nada, al menos en el campo de iniciativas, también, digamos normales.

Con la iniciativa solo hay que tener cuidado con “los tontos motivados”, hablo de personas que no se cuestionan nada, ni tienen habilidades, ni… pero van a toda prisa a hacer las cosas. Por eso para desarrollar la iniciativa, insisto, hay que desarrollar la observación y el cuestionamiento. Este es el equilibrio.

Cómo educar en iniciativa

Para educar en iniciativa o promover la iniciativa en nuestro entorno, primero hemos de desarraigar o no cultivar “la indefensión aprendida”, que es sentirnos indefensos, que no depende nada de nosotros. Hemos de tener en cuenta que “la indefensión aprendida”, valga la redundancia, se aprende, es decir la transmitimos con comentarios a los niños o empleados tipo: tú no opines, tú eres muy pequeño para… tú no tienes formación para… A menudo a los niños les tratamos más como tontos que como niños. Hay que ser muy cuidadosos con estas frases y comentarios, ya que al final el niño se cree que él no puede, ni sirve lo que pueda hacer.

“La indefensión aprendida” también influye en los adultos fruto de estar rodeados de malas noticias. Ante tanta mala noticia y catástrofe se puede llegar a tener la sensación de que, se haga lo que se haga, nada va a cambiar ni a mejorar. Por tanto, hemos de tener cuidado con los mensajes que nos hacen creer que estamos indefensos.

La clave para una educación en la autonomía y la iniciativa es lanzar mensajes de “inténtalo”, “sí puedes” o “tienes permiso para equivocarte”, y sobre todo no cortarlos con explicaciones ridículas. Si en un momento determinado la iniciativa del niño no es adecuada, lo correcto es posponerla y explicarle por qué.  Es cierto que el sistema no favorece la iniciativa ni de los niños ni de los emprendedores.

Claves para despertar nuestra iniciativa y la de los demás:

  1. Sé valiente. Entrena tu iniciativa en cada oportunidad en el día a día. Ejemplo, vas a hacer un viaje con amigos, crea tú el grupo de whatsapp.
  2. Estás en casa y no te ocupas de ayudar, prueba con hacer una tarea doméstica. Eso es iniciativa.

Se trata de hacer cosas que no estás acostumbrado a hacer en el día a día sin que nadie te lo pida.  Y como siempre apunto, comienza por cosas pequeñas, así el día que se presente una oportunidad en la que sea importante tener iniciativa ya estarás entrenado y se te ocurrirá de manera espontánea.

Con los niños y adolescentes es muy importante promover una educación que potencie el que sean personas autónomas. Se consigue enviando mensajes a los niños y adolescentes de que sí pueden y con explicaciones adaptadas a su entendimiento, tal y como ya he avanzado. Asimismo, se ha de darles responsabilidades desde edades tempranas adaptadas a sus posibilidades.

Los adultos podemos trabajar la iniciativa buscando noticias positivas, así como modelos y referentes que nos animen a actuar y a ver la vida con buenos ojos. Y sobre todo no pierdes la oportunidad de lanzarte ante cada pequeña iniciativa, que te hará más feliz a ti y seguramente a las personas que te rodean. Como dice la imagen: haz que las cosas sucedan. ¡Buena suerte!

iniciativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s