coaching/Intrapersonal/liderazgo/marta romo

Desarrollar la inteligencia positiva, un asunto urgente.

optimismo

Seguro que muchas veces has pensado “cuando alcance mi objetivo o consiga tal cosa, estaré contento” o “no me sentiré bien hasta que  logre mi objetivo de ventas o haga tal cosa”.  Este tipo de pensamientos son muy comunes, probablemente formen parte de nuestro razonamiento sobre la felicidad o sobre cómo sentirnos bienPor una parte, nos ayudan a centrar nuestra atención en una meta, a centrar nuestros esfuerzos en un propósito. Sin embargo, cuando localizamos la felicidad  en alcanzar un objetivo o ponemos el foco en una condición de resultado para encontrarnos bien, esta puede esfumarse rápidamente cuando conseguimos la meta deseada. Esto hace que en muchas ocasiones se entienda la  felicidad como algo posterior al éxito y sobre todo, hace que trabajemos constantemente angustiados por el logro de resultados, alejando el bienestar del entorno de trabajo ¿Dónde está el secreto entonces?

Una de las claves está en entrenarnos en el uso de la Inteligencia Positiva. Shawn Achor ha publicado recientemente en la Harvard Business Review un artículo interesante sobre el tema. Achor nos revela que el pensamiento positivo es clave para obtener un desempeño excelente y encarar los desafíos de una forma altamente efectiva. Y no alrevés, es decir, no podemos dar lo mejor de nosotros cuando, supeditamos nuestro bienestar mental y emocional a una condición de resultado. Basándose en un meta-análisis de 225 estudios, encontró evidencias sobre lo que denomina, “la ventaja de la felicidad” para el trabajo, demostrando que los resultados son mucho mejores cuando la visión del profesional es positiva y se siente autorealizado en su puesto de trabajo. En su estudio, también encontró evidencias claras de causalidad entre la satisfacción en la vida y el éxito en los resultados de negocio.

Una de las mayores barreras que encontramos a la hora de entrenar nuestra inteligencia positiva, es el pensamiento rutinario o rumiante. Este pensamiento tiene que ver con mensajes repetitivos, que no llevan a ningún resultado, a ninguna solución,  sino que dan vueltas sobre sí mismos. Pensamientos boicoteantes, a los que no prestamos atención directa, pero que van haciendo mella en nuestra actitud, poco a poco. Y realmente, son estos pensamientos recurrentes, los que condicionan nuestra vida. Pensamientos, conductas y reacciones emocionales memorizados (temor, culpabilidad, falta de autoestima, enfado, prejuicios…) que son muy adictivos y que funcionan como programas informáticos instalados en nuestro cerebro.
 Esto hace que muchas personas tiendan a pensar más en sus problemas en lugar de pensar en las posibilidades que tienen. Porque pensar en los problemas es más sencillo, tiene que ver con lo que ya sabemos, con el pasado, con lo conocido y requiero poco esfuerzo hacerlo (básicamente porque el cerebro consume menos energía). Sin embargo, pensar en posibilidades, tiene que ver con el futuro, con crear, imaginar, planificar y esto requiere más esfuerzo por nuestra parte. Por eso, entre otras cosas, la queja está tan integrada en nuestro discurso y en las conversaciones con colegas o compañeros de trabajo. Es mucho más fácil quejarse y a priori, hasta más divertido porque se está saciando esa adicción de la que hablábamos. Pero aunque a corto plazo sea agradable hacerlo, a medio plazo es desastroso para nuestro estado de ánimo, para el ambiente de trabajo en las organizaciones e incluso para lograr una transformación social. Y las consecuencias son la parálisis, el bloqueo y la ausencia de acción.

Curiosamente el pensamiento rumiante aparece en el día a día, ante las dificultades o las incertidumbres, mientras estamos buscando conseguir nuestros objetivos, que por otra parte, hemos convertido en nuestros condicionantes para ser felices. Buf!! Realmente estamos siendo poco inteligentes, o mejor dicho, nuestra inteligencia está siendo negativa.

Llegados a este punto, nos encontramos con un dilema un tanto contradictorio: por un lado, tendemos a condicionar y posponer nuestra felicidad en función de nuestros logros y por otro nos paralizamos por la queja y el pensamiento rumiante que aparece en el día a día mientras nos esforzamos por lograr lo primero. Realmente, con este planteamiento, es difícil que podamos dar lo mejor de nosotros y liberar todo nuestro talento.

La mayor parte del tiempo nuestro cerebro no piensa. Lo que hace es almacenar y buscar pensamientos como patrones de experiencia. Estos patrones piensan por nosotros. Cuando nuestro cerebro reconoce una parte de un patrón, pone en acción todo el patrón almacenado como modelo.  ¿Cómo aprendemos a modelar patrones nuevos? Noam Chomsky, investigó el modo en que los bebés adquieren el lenguaje, algo nuevo para ellos, y descubrió que la herramienta más efectiva que utilizaban era la repetición. Aprendemos por repetición, repetición, repetición. Es decir, ejercitándonos. Aunque la palabra repetición no es del todo adecuada, es más correcto decir que aprendemos generando hábitos. El poder de la repetición es la vía más sólida para aprender nuevos patrones. Si construimos modelos nuevos por repetición, podemos cambiarlos también por repetición.

La ciencia nos demuestra que podemos prepararnos y entrenarnos para mejorar nuestra inteligencia positiva a través de los hábitos de acción y de pensamiento que cultivamos.  La manera en la que actuamos con nuestros compañeros, el estilo explicativo que tenemos sobre los acontecimientos, la forma en la que afrontamos el estrés… Todos estos factores pueden ser entrenados para incrementar la felicidad y el bienestar en nuestro día a día. Esta es precisamente otra de las claves, encontrar la satisfacción en el día a día. Veamos algunas ideas para repetir cada día, generar nuevos hábitos de pensamiento y desarrollar nuestra inteligencia positiva.

  • Anotar tres cosas que te resulten gratificantes al final de cada día.
  • Proporcionar feedback positivo o reconocimiento a otra persona.
  • Escribir un mensaje positivo para alguien de tu red social.
  • Meditar en el despacho dos minutos.
  • Responder positivamente a una crítica.
  • Planificar tus objetivos.
  • Buscar una frase positiva para ti, que te anime a la acción y repetirla con frecuencia.
  • Tomarse dos minutos para describir en un diario la experiencia más significativa de las últimas 24h.

Marta Romo, socia directora de Be-Up

Publicado en Enero 2013 en Observatorio de RR.HH.

17 pensamientos en “Desarrollar la inteligencia positiva, un asunto urgente.

  1. Excelente entrada Marta.

    Es impresionante el esfuerzo que algunas personas emplean en justificarse, quejarse, buscar responsables, etc ante cualquier dificultad en el camino de sus metas, en vez de perder los miedos y buscar soluciones y trazar un plan de acción.

    Sin duda como se indicaba perfectamente en el artículo es mucho mas fácil y cómodo dar rodeos sobre lo que ya conocemos ( pensamiento rumiante) en nuestra zona de confort que reinventarnos, ser creativos y buscar soluciones que nos aporten una luz al final del tunel.

    Muchas gracias

    A. Cutillas

  2. Hola Marta, he visitado el blog por casualidad y ésta entrada me ha parecido muy interesante y me he sentido identificado en la forma de experimentar personalmente al respecto de la positividad, del éxito, de la felicidad etc.
    Yo pensaba que éste tema estaba lo suficientemente explotado en la famosa “ley de atracción”, pero veo que hay otras formas de tratarlo, y me alegra por cierto…Porque subir éstos fenómenos a la categoría de leyes es complicado.Yo tengo experimentado que a veces fallan irremediablemente, porque dependemos del entorno. Y éste, a veces, se combina misteriosamente para sacarnos de quicio.Y ésto no quita para que sea bueno responder positivamente a las circunstancias negativas, como en los métodos que tu bien propones.
    Me gustaría saber la manera en la que asociarías éstos fenómenos con la realidad que nos proponen algunos teóricos de la física cuántica como Michio Kaku. Sobre(dicho rápido) eso de que construimos la realidad a medida que la vamos pensando…Porque si cuentas con ésta teoría todo, absolutamente todo positivo que nos pueda suceder dependería de nosotros, y no del entorno…

    Saludos y me vas a permitir que me apunte tu blog para seguirte

    • Hola Diego!
      Lo primero, muchas gracias por tu comentario y por compartir tus reflexiones.
      No soy experta en física cuántica, así que te daré mi humilde visión del asunto. Coincido con Michio en que realmente vamos construyendo nuestra realidad y que un altísimo porcentaje de todo lo que nos sucede depende de nosotros. Aunque más bien matizaría: lo que depende absolutamente de nosotros es la manera de verlo, de interpretarlo, el estilo explicativo de la realidad. Por eso, como bien expresa Viktor Frankl, ante un mismo acontecimiento -como puede ser estar en un campo de concentración nazi- cada persona lo explica y lo vive como elige. Ahí está la auténtica libertad del ser humano. Por otra parte, yo no suelo hablar tampoco de leyes, aunque me gusta transformar la ley de la atracción en la de la atención. Creo firmemente que no es que atraigamos las cosas, la fortuna o el infortunio, sino que vemos aquello que queremos… cuando fijamos nuestra atención en algo es lo que vemos y parece que lo atraemos. Por ejemplo, cuando te compras un coche de un determinado modelo y color, de repente comienzas a ver coches así… ¿porque los atraes? No!! Porque tienes puesta tu atención en ello y es lo que ves, antes esos coches estaban ahí, pero tu atención estaba puesta en otras cosas.
      Un fuerte abrazo y gracias por seguir el blog!!

  3. Pingback: Desarrollar la Inteligencia Positiva, un asunto...

  4. El problema es que la mayoría de las veces nos olvidamos de elementos sencillos y naturales a la hora de relacionarnos con los demás , con nosotros mismos y el mundo exterior y nos dejamos arrastrar casi por inercia por patrones de conducta nocivos.
    Me parece muy acertado lo que denominas hábitos de acción para entrenar una inteligencia positiva y es que a fin de cuentas la mente hay entrenarla todos los días …Elasticidad o dureza.
    Me ha encantado tu exposición , muy asertiva y sencilla a la vez.

  5. JAIR: es exelente estos temas que realmente nos ayudan a conocernos y valorarnos como creacion perfecta, todo tiene su tiempo, yo estoy aprendiendo a hablar integralmente y estoy viendo resultados muchas gracias por esta informacion estare en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s