Intrapersonal/Liderar en femenino/marta romo

Reflexiones de mujer a mujer

Hace tiempo que no escribo en el blog, he estado con mucho trabajo y poco inspirada… pero estos días, tengo la necesidad de volver a escribir, concretamente sobre liderazgo femenino. Numerosos acontecimientos a mi alrededor, me hacen volver a reflexionar sobre el papel de la mujer en la empresa, en la sociedad, en las relaciones, en la vida. Este escrito, se lo dedico a una de mis mejores amigas😉

A veces parece que las mujeres tenemos “súper poderes”, pero no, esto no es ficción. Es lo cotidiano. Realmente, por la fisiología de nuestro cerebro, tenemos esa capacidad de manejar varias cosas a la vez, de soportar altos niveles de dolor, de sacrificarnos… pero todo en su justa medida. Realmente no podemos con todo… ¿Por qué nos cuesta tanto decir que NO? ¿Por qué vamos de salvadoras, de heroínas? Así nos convertimos en víctimas de nuestro entorno, de lo que hemos generado a nuestro alrededor.

Aunque haya excepciones, los hombres son expertos en definir sus límites, y “marcar” su territorio; de hecho, llevan siglos de evolución haciéndolo. Piden lo que necesitan y a veces lo exigen.  Nosotras, sin embargo, no tenemos tanta costumbre y en el fondo formular cuál es nuestro territorio es hacernos respetar, y para ello es fundamental hacernos valer. Poner límites es reafirmarnos como personas, mostrar nuestra voluntad. Estamos llenas de pensamientos que comienzan con un “Debería de…”, “Es que, tengo que…”; es el Crítico Interior (Súper Yo en Psicoanálisis, Perro de arriba gestáltico) que no nos deja pensar por nosotras mismas. Este tipo de pensamientos y comportamientos son como una enfermedad para la persona, lo que nos cura es ser auténticas, la congruencia (que no es otra cosa que una sintonía entre lo que pensamos, sentimos y hacemos), y el valor.

De dónde viene esta mujer con super poderes

Antiguamente (y todavía hoy), se sigue educando a muchas niñas con la creencia de que deben mostrarse siempre dulces, agradables y complacientes… además de guapas. Así se crean mujeres con la creencia de que su papel consiste en conciliar, gustar y complacer, olvidándose de sí mismas y hombres que esperan y demandan ese prototipo de mujer. El no cumplir con las expectativas de los demás les hace sentir poco válidas. Por el contrario, cumplir hace que se sientan más queridas. Este es un cóctel peligroso y de doble sentido.

¿Cuáles son los efectos secundarios de este tipo de creencias y comportamientos? Creo que no es necesario enumerarlos, aunque sí me gustaría destacar uno muy importante: la falta de liderazgo sobre nuestra propia vida. El hecho de que muchas mujeres lleven el cartel de “abierto 24 horas, 7 días a la semana” hace que vivamos como si otra persona controlara nuestra agenda… en el fondo, es decirte NO a ti misma, negarte como persona.

Por qué después, en ocasiones nos quejamos tanto, en lugar de decir lo que queremos claramente. El antídoto sería el famoso dicho popular: “Más vale ponerse una vez colorada, que cien veces amarilla”. Parece que las mujeres optamos más por el amarillo y toda su gama de tonalidades. La queja o el lenguaje indirecto, no produce ningún cambio, simplemente es una fórmula que utilizamos sutilmente, como una emisión de señales que el otro debe captar. Pero al ser tan sutiles y subjetivas el otro no siempre las capta o entiende de la misma manera, por ello, no se ven satisfechas.

Muchas mujeres han olvidado que se merecen lo que piden. Como acertadamente nos anima Carmen García Ribas en “El síndrome de Mari Pili”, perdamos el miedo al éxito. Comuniquemos con poder. Dejemos el modelo mental de la queja o de la seducción y aprendamos a negociar. Sólo así podremos aproximarnos a obtener lo que queremos en el trabajo, en el amor y en la vida.

 

Ninguna pasión elimina tan eficazmente la capacidad de actuar y de razonar de la mente

como lo hace el miedo.

Edmund Burke

5 pensamientos en “Reflexiones de mujer a mujer

  1. Saludos Marta, Excelente artículo y pienso que no está por demás añadir que la mujer se olvida que es una potencia dormida, Ustedes tienen tanto poder que no lo pueden ver pero esa ceguera se quita con al hábito de leer, cuando leen hacen preguntas y al hacerlas alguien tiene que responder, siempre encontrará respuesta diversas pero sólo la astucia y sabiduría de ser mujer sabrá cual es la respuesta más idónea.

    Otro punto que pienso que jamás tiene que ser puesto en escena en la vida de una mujer, eso es negociar, ¿Por qué tiene que negociar? ¿Acaso no se han dado cuenta que hasta para pelear se les necesita? Pienso que si negocian estarían perdiendo su valía como un ser muy valioso para el desarrollo del mismo hombre.

    Espero que no salga por ahí algún machista resentido, ya que lo único que hago es poner mi punto de vista.

    Gracias Marta por compartir tus pensamientos inspiratorios.

  2. Muchas gracias por el escrito Marta, me ha venido como anillo al dedo con el panorama que tengo encima… Me ha dado que pensar y quizas debería pedir ayuda cuando ya no puedo mas… Un abrazo
    Nieves-sergi

  3. Pingback: Surfeando la web a fin de mes: 5 artículos sobresalientes en Octubre 11 – Lo que le diga es mentira

  4. Estimada Marta,
    Suscribo cada una de las líneas que has escrito. No puedo tener un ejemplo más cercano que mi madre. Para todos, nuestra madre es la mejor del mundo, la mía también. Yo pienso que todas las madres son, o intentan ser, las mejores del mundo para con sus hijos (e incluso maridos, ya que algunas veces actúan como sus madres) Ayer mi madre recibió el alta de una delicada operación de riñón en la cual se lo extirparon (y también la uretra), todo a causa de un error médico. ¿Sabes cuál fue la reacción de mi madre? Primero callar hasta que no sabía realmente cual era su diagnóstico, luego indignarse debido a que ella quería tener dos riñones, por si acaso, necesitaba regalar uno de ellos a mi o a su marido (salvado temas de compatibilidad). Durante todo el preoperatorio demostró su grandeza e incluso dio ánimos a todo el mundo. En el postoperatorio hubieron dos momentos muy críticos debido a alergia a intinflamatórios que le causaron “shocks anafilácticos” y ella pedía perdón por el “susto” que nos había dado, a mi pareja, mi padre y a mi … creo que con eso digo todo.

    Tenéis superpoderes.

    Gracias Marta.

    Un abrazo.

  5. Pingback: Reflexiones de mujer a mujer : Femaleneuroleadership esp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s