2.0/Interpersonal/liderazgo/marta romo

Liderazgo Compartido y Redarquía

El pasado 27 de febrero, estuve impartiendo un taller sobre liderazgo compartido, a las monjas y voluntarios de Betania en Burgos. Una congregación dedicada al trabajo de reinserción de mujeres que se prostituyen. La finalidad del Programa que siguen es doble, por un lado pretende dar respuesta de forma integral a las mujeres que se encuentran en contextos de prostitución y por otro, sensibilizar y crear opinión en la sociedad de lo que implica el fenómeno de la prostitución.

El objetivo que me plantearon al solicitar el taller era fortalecer el programa Betania para que su marcha no dependa de personas concretas, sino que se desarrolle desde la corresponsabilidad y el liderazgo compartido. Y que, además el proyecto funcione favoreciendo que cada miembro se desarrolle, saque lo mejor de sí y lo ponga al servicio del resto del equipo y sobre todo de las mujeres con las que caminan, en definitiva, que la coordinación no esté en una sola persona. Me pareció fascinante su planteamiento, sobre todo, teniendo en cuenta la estructura organizativa que suelen tener las congregaciones religiosas, bastante rígida, como sucede en la mayoría de las empresas o en el ejército.

Cuando empecé a trabajar con ellas, a verlas interactuar y a observarlas, descubrí que en realidad funcionan en un entorno colaborativo, en el que comparten, se desarrollan y crean valor. En ese momento comprendí su inquietud por desarrollar el liderazgo compartido en la práctica y descubrí que lo que realmente hacen es funcionar como una redarquía, que como define mi socio de InnoPersonas José Cabrera es un orden emergente (de abajo arriba) que surge como resultado de las relaciones de participación y los flujos de actividad generados en los entornos colaborativos.

La redarquía establece, pues, un orden alternativo en los sistemas. Un orden no necesariamente basado en el poder y la autoridad de la jerarquía formal, sino en las relaciones de participación y los flujos de actividad que, de forma natural, surgen en las redes de colaboración, basadas en el valor añadido de las personas, la autenticidad y la confianza.

En una estructura de red, el liderazgo es compartido, esto significa que se pueden repartir las responsabilidades entre dos o más personas. Significa empoderar a todos los individuos (de todos los niveles ) y darles una oportunidad de ejercer el liderazgo.

¿Por qué no trasladar esta idea de organización a nuestras empresas, asociaciones, grupos…? Cuando el entorno es tan ágil y cambiante (incertidumbre) el sistema necesita adaptarse y tener capacidad de respuesta y que esa responsabilidad recaiga en una única persona es una solución poco práctica. ¿Es que acaso las personas que ocupan una posición de liderazgo tienen superpoderes, lo saben todo, o son omnipotentes? Dado que los mercados cada vez son más complejos y las fronteras líquidas, las demandas de liderazgo aumentan cada vez más hasta que el trabajo es demasiado para un solo individuo. Además la totalidad de las competencias requeridas para semejante liderazgo global son muy difíciles de encontrar en una única persona.
En ocasiones me da la impresión de que buscamos perfiles ideales, no reales… por ejemplo cuando veo los perfiles de competencias que se diseñan para este tipo de profesionales, normalmente pienso “¡¡Guau, si encuentran a alguien así debe ser un súper héroe o heroína!!” No me extraña que cuando pregunto a mis alumnos si se sienten líderes ninguno levante la mano, el concepto de liderazgo que tenemos está, normalmente muy alejado de la realidad del común de los mortales. Citando a otra de mis socias de InnoPersonas, Pilar Jericó: “El mundo está lleno de héroes cotidianos, de carne y hueso y ahí todos tenemos cabida”. Cuando hablo de este concepto y de lo que implica el verdadero liderazgo, ahí todos levantamos la mano, todos podemos y queremos llegar.

Por eso me he decidido a hablar sobre el liderazgo compartido y agradezco la inquietud del equipo de Betania por descubrirme esta experiencia.  “El liderazgo compartido, promueve  un ambiente que responde con agilidad a lo nuevo, favorece también un grado mayor de creatividad y racionalidad. Habilita a todos los profesionales de la organización a probar sus ideas en lugar de esperar a que les bajen ideas y decisiones a través de las diferentes jerarquías. El verdadero liderazgo compartido puede ocurrir en cualquier parte de la organización” (Deiss and Soete, 1997).

Pero el liderazgo compartido no puede convivir con una cultura 1.0, necesita de un entorno específico en el que los profesionales sientan que pueden formar parte de la inteligencia colectiva. Un entorno colaborativo en el que todos podemos participar de forma voluntaria, en pie de igualdad, creando y compartiendo desde cualquier lugar, de forma colaborativa y global, en redes basadas en la confianza. Hablando de confianza, también es fundamental que se fomente la autogestión: cada agente dispone de autonomía para tomar sus propias decisiones, y para gestionar su aportación al interés común. La coordinación se realiza por adaptación mutua, compromiso y colaboración. El modelo redárquico hace posible que autonomía y control (seguimiento) puedan convivir siendo conceptos compatibles e incluso, complementarios.

La auténtica clave para la emergencia del orden redárquico es la transparencia. de la información. Todos los elementos que forman parte de la red conocen la aportación de cada uno de los miembros, si no, no se puede compartir el liderazgo. Esta  transparencia de las conversaciones en red nos permite mantener la coherencia y la continuidad entre la visión, la misión y los valores de la organización, siempre con el compromiso puesto en la acción: no es lo que dices, es lo que haces. Las estructuras redárquicas  se adaptan a los cambios del entorno manteniendo su identidad y valores.

Un modelo de liderazgo compartido no busca la estabilidad, sino la interacción con el entorno, por lo que se necesita un cierto grado de desequilibrio para poder cambiar y crecer. En este sentido, este tipo de modelos tiende a la adaptabilidad y un ingrediente fundamental para conseguirlo es la retroalimentación o feedback, la estructura redárquica es capaz de adaptarse de forma continua, en tiempo real, a un entorno que cambia constantemente. Frente a la planificación milimétrica, y al “aquí lo hemos hecho siempre así”, se impone el “hazlo realidad”, el “menos es más”.

Cuanto mayor es el grado de libertad, mayor es la estabilidad de la organización. Creamos un orden redárquico cuando en lugar de ocultar los conflictos y las contradicciones inherentes a toda relación humana, estimulamos la libertad para expresarlos y aprendemos con ellos. El aprendizaje individual y colectivo es una capacidad fundamental de las estructuras redárquicas.

El liderazgo compartido parte de la base de que todos tenemos talento para algo, que todos tenemos potencial y de lo que se trata es de aprovechar ese talento (capacidad x compromiso x entorno) en todos los miembros del equipo, porque se entiende que:

  • El equipo es más que el individuo mismo.
  • Todos piensan y tienen la capacidad de tomar decisiones
  • Lo que se hace o se deja de hacer afecta positiva o negativamente al sistema.
  • Todos comparten la misma visión de la organización.
  • El desarrollo integral de sus miembros es primordial.

Marta Romo, inspirada por Ana Almarza, Chus Klett y demás colaboradores y colaboradoras de Betania. Ánimo!!

About these ads

16 pensamientos en “Liderazgo Compartido y Redarquía

  1. Me ha gustado mucho el post, Marta, y también ver que, a pesar de pequeñas diferencias, somos cada vez más los que compartimos visión de hacia donde debe evolucionar la empresa tradicional, sobre todo aquella cuyo principal activo son los trabajadores del conocimiento.
    Si aún no lo has leído, igual te interesa una entrada de temática relacionada que publiqué el 3/3/10 (“10 rasgos del liderazgo 2.0″).

  2. Hola José Miguel!! Sí, leí el post del liderazgo 2.0 y lo comparto… me gustó lo de pasar de la jaula a la red ;)
    Un fuerte abrazo,

  3. Hola Marta los modelos que defienden las organizaciones en base al trabajo en red, están inspirados en el cerebro: el principal ejemplo de que el trabajo en red puede ser eficaz. En el cerebro no hay aparentemente una jerarquía.
    En la referencia a José Cabrera sehace explícito ese paralelismo. Como Roger Penrose define, la conciencia no es más que un proceso emergente que surge como consecuencia de la acción coordinada de cada una de las partes del cerebro. Son los planteamientos más modernos basados en la neurociencia.
    Sin embargo el cerebro no es 100% red, hay una jerarquía, donde el jefe es el tronco encefálico, que actúa en situaciones de emergencia anticpándose a todos los procesos conscientes. La red es lenta pero la agilidad frente a los peligos y riesgos depende de nuestro cerebro de reptil. Eso es algo que deberíamos tener en cuenta al diseñar organizaciones 2.0, no pueden ser 100% red y en algún lugar debe residir la capacidad de actuación urgente: los movimientos reflejos o casi reflejos y eso es indefectiblemente jerarquía. Pero no es una tiranía es un equilibrio complejo, ya que la tendencia natural de la jerarquía es secuestrar al resto de la red en todo momento y la capacidad de autocontrol de la red ha de ser capaz de discernir cuando anular a ese tirano.

    Un saludo:

    Fernando

  4. Jo! qué bueno! por tí, Marta, y por las monjas, lo digo.

    Yo sigo siendo un poco más “radical”, aunque me conformo con posturas como lo de liderazgo compartido, liderazgo en la sombra, héroes cotidianos de Pilar y demás calificativos, si me permites un poco eufemísticos.

    Creo muchisismo en la fuerza de los seguidores frente a la del líder. Posiblemente se necesite en muchas ocasiones que el líder sea una persona con menos cualidades que los seguidores (o menos superman, como los denominas).

    Me gusta el témino de Cabrera “redarquía”: orden emergente (de ABAJO a arriba) que surge como resultado de las relaciones de participación y los flujos de actividad generados en los entornos colaborativos.

    Particularmente estoy seguro, que no convencido, que, aunque la comunicacion-influencia entre el lider y sus seguidores es bidireccional, es más grande la que los seguidores ejercen sobre el líder que al revés.

    Los seguidores hacen, deshacen y moldean al líder a su gusto. Todos tenemos los líderes que nos merecemos. El mérito o demérito recae en los seguidores.

    Y la capacidad de autocontrol de la red que ha de ser capaz de discernir cuando anular a ese tirano, que comenta improvablog, es el control de los seguidores.

    Cada vez que escucho un halago a algún conocido líder por sus cualidades, no puedo evitar pensar y reconocer (aunque sea en silencio y para mi mismo) el mérito de sus seguidores. Lo siento.

    Un saludo y gracias. Te sigo en blog y twitter porque te hago un poco una de mis líderes.

    Alejandro

  5. Estimada Marta:

    Muy interesante la experiencia realizada en ese ámbito. El ámbito empresario es diferente pero se puede aplicar siempre y cuando se le de preferencia al tipo de vínculo que lo posibilite. Para esto es necesario asumir que en la Era de la Complejidad en donde se descubre queb todo es complejo y debe ser resuelto teniendo en cuenta al pensamiento complejo que busque integrar en los hechos los opuestos.
    Por eso es necesario aplicar la Lógica del Liderazgoque postula el Unicismo como el único sistema de la complejidad que se aplica en las Empresas.
    Es decir para que lo que nos surge en los hechos en los que partcipamos, pueda ir al pensamiento complejo y luego volver a los hechos enrriqueciéndolo.
    Cordialmente

    Ramón Beltrán Costa. Psicólogo clínico, Docente y Consultor de Empresas. Buenos Aires. Argentina

  6. Pingback: Consultoría artesana en red » Dime cuánto ganas o por qué murió el liderazgo

  7. Marta, muy humildemente, mi acuerdo con tu postura .
    Un descubrimiento el término “redarquía” y las explicaciones que la hacen amigable…
    Gracias.

  8. Me alegra ver que los “gurús” no sólo trabajáis con la alta empresa, sino que también os comprometéis con unas monjas que supongo que están dándolo todo por gente necesitada.
    También me alegra que esa congregación sea tan visionaria como para haber conectado contigo.
    Enhorabuena, Marta.
    José Mª Bautista
    FERE-CECA

  9. Estimada Marta.
    El post me parece muy acertado, sobre todo cuando describes el concepto de lider que equivocadamente tenemos y que corresponde a un superheroe.
    Saludos.
    Eduardo

  10. Hola Marta, muy interesante tu artículo, primera vez que leo en relación a la Redarquía, un concepto sin duda que puede llegar a apoderarse por encima de otras estructuras más rígidas que no soportan modelos integradores de personas carentes de egoísmos y de héroes súper dotados.
    En relación al Liderazgo compartido me parece un paso lógico y hasta natural motivado a los cambios globales y a la liberación del conocimiento, es decir, que cada día en el mundo hay más conocimiento y muchos medios para difundirlos cada vez más económicos como por ejemplo Internet, he leído a muchos expertos en el tema del Liderazgo hablando de la carencia de buenos Líderes, apuntando a la idea de que cada día hay menos líderes, yo particularmente creo que hay más lideres pero son lideres con menos súper poderes y con más entrega por su labor. El trabajo en equipo y la sinergia dieron los primeros pasos para el Liderazgo situacional que nos brindo la oportunidad a muchos de sentir lo que es Liderar por lo menos en una determinada área o momento específico, de liderar en “lo que yo soy realmente bueno” como paso lógico después de compartir el Liderazgo en determinadas ocasiones viene la corriente de Liderar juntos, como dice John C. Maxwell, uno es demasiado pequeño para pretender hacer grandes cosas, Gracias Marta por compartir tu experiencia.

    Jimmy Canelones

  11. Pingback: Redes sociales internas en la gestión de RRHH: una apuesta innovadora « SERENDIPIA |Escuchando las oportunidades de cada día

  12. Pingback: Los cinco elementos del liderazgo centrado

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s